Es lo primero que hacemos todos al despertar mirarnos al espejo. ya sea para ir al trabajo, a la escuela o de shopping, todos queremos vernos radiantes y que mejor con un espejo con diseños de cerámica, quedará espectacular en el baño o dormitorio.

Un espejo es definitivamente esencial ya sea para la vida diaria, ya que con el podemos saber que aspecto lucimos y asi poder vernos encantadores bien sea para una cita personal, de trabajo o reunión. ya sabes si aún no cuentas con un espejo de cerámica estas en el lugar indicado.

También es esencial en restaurantes, bar, oficina, hotel etc. ya que refleja elegancia dinamísmo con ese toque de arquitectura en la decoración, brindando asi amplitud en los espacios reducidos haciendo lucir sus ambientes mucho más espaciosos y elegantes.

Con los espejos de cerámica lograras ambientes increíbles dandole ese toque de elegancia personalidad y modernidad, no lo pienses más y elige el espejo que va con el tipo de diseño en tu hogar ya sea, minimalista, rústico, moderno etc. simplemente obtendrás un ambiente bien iluminado con ese toque de frescura tus invitados te elogiaran como a un experto en decoración.

ALGO DE HISTORIA

Los espejos como utensilios de tocador y objeto manual fueron muy usados en las civilizaciones egipcia, griega, estrusa y romana. Fue usado en la cultura hebrea, era parte de la fuente de metal que estaba a la entrada del Tabernáculo de la Reunión. Al lavarse los sacerdotes, podían ver sus imperfecciones (Éxodo 38:7-9; 30:18; escrito aproximadamente en el 1447 a. C). Se elaboraban siempre con metal bruñido, generalmente cobre, plata o bronce, a este proceso se le conoce como plateo. Tenían forma de placa redonda u oval, decorada ordinariamente con grabados y relieves mitológicos en el reverso (los romanos carecen de grabados, pero no de relieves) y con mango tallado para asirlos cómodamente; de ellos, se conservan todavía muchos ejemplares en algunos museos arqueológicos. Durante la alta Edad Media, apenas se hizo uso del espejo, hasta que en el siglo XIII se inventó la fabricación de los de vidrio y de cristal de roca sobre lámina metálica (o con amalgama de plomo o estaño que son los espejos azogados), sin dejar por esto de construirse los de solo metal hasta el sigo XVIII.